Frase de la semana

Frase de la semana: "El niño no aprende lo que los mayores dicen, sino lo que ellos hacen" (B.P.)

lunes, 10 de enero de 2011

Un mundo por explorar

Hoy quiero compartir una artículo sobre Baden-Powell que apareció en el periódico ABC.

Sir Robert Stephenson Smith Baden-Powell. Un inglés de los pies a la cabeza. Culto, amante de la Naturaleza, puntual y metódico como el té de las 5, Caballero del Imperio Británico, militar de una pieza, héroe de la Guerra contra los Boers. Baden-Powell fue un hombre peculiar, uno de esos hombres llamados a cumplir una misión. Y él, BP para sus millones de seguidores, la cumplió con creces: fundar y dar vida al Movimiento Scout Mundial, que durante más de cien años ha caldeado los corazones de miles de chavales de todo el planeta como el más entrañable de los fuegos de campamento.
Tal día como el 8 de enero de 1941, Baden Powell, moría en Nyeri, Kenia, en el corazón de África. Atrás quedaba media vida empeñada en levantar su movimiento, que naciera de las lecturas de Kipling, de las saludables costumbres de los pieles rojas norteamericanos, del amor por la Naturaleza, y cuyo germen fue el campamento instalado en agosto de 1907 en la isla de Brownsea. Él consiguió que, atentos al lema de «be prepared» («siempre listos»), miles de patrullas de mozalbetes se patearan el planeta, con su buena acción diaria, con el respeto absoluto por la palabra dada, por la lealtad, por la ayuda a los demás, por la amistad, por el respeto a familiares, jefes y compañeros, por la austeridad, por la limpieza de sus pensamientos, palabras y acciones. Y todo, siempre, con una sonrisa en los labios, y silbando esperanzados ante los problemas. Con la flor de lis bordada en el pecho, esos tres pétalos por Dios, la Patria y el Hogar.
En su lápida, al pie de su nombre y el de su esposa Olave, una señal de «fin de pista» recuerda para siempre su labor. Entre sus efectos personales se encontró una carta: «El camino verdadero para conseguir la felicidad pasa por hacer felices a los demás. Intentad dejar este mundo mejor de como os lo encontrasteis y, cuando os llegue la hora de morir, podréis morir felices sintiendo que de ningún modo habréis perdido vuestro tiempo sino que habréis hecho todo lo posible. Así, estad “siempre listos” para vivir felices y morir felices».

Podeis leer más en el siguiente enlace: http://www.abc.es/20110102/gente/abcp-mundo-explorarbaden-powell-20110102.html