Frase de la semana

Frase de la semana: "El niño no aprende lo que los mayores dicen, sino lo que ellos hacen" (B.P.)

martes, 7 de diciembre de 2010

Algo de historia personal.

IV Unidad Ranger 2005
Cómo ya dije en la primera entrada de éste blog hace ya seis veranos que comencé mis andadas en el mundo del escultismo y durante este tiempo he vivido momentos y experiencias que no podría comparar con nada que haya vivido. Recuerdo muy bien aquel verano de 2005, que se me planteaba con playeo en familia y vicio al ordenador, como cada verano de mi vida, y en eso estaba yo, frente al ordenador tratando de hacer avances en el último videojuego que me había copiado un amigo, cuando mi madre me ofreció irme de campamento quince días a Almería con la que ya era una buena amiga y que, ahora, gracias a estos años, es una de las mejores que tengo, y con su grupo scout. Recuerdo que yo no me lo pensé ni una sola vez para constestar con un rotundo y emocionadísimo "SÍ". Yo, que soy un aventurero de nacimiento, ví mi oportunidad de vivir mi propia aventura y dejarme de tanta aventura virtual, de tanto escribir y de tanto imaginar. ¡Y menuda aventura! van ya varios años de aventura, y los que me quedan... Aquel fue quizás el campamento que con más intensidad viví, sin conocer apenas a nadie, sin conocer nada de lo que allí todos conocían desde siempre, pero con unas ganas enormes de aprender y, más tarde, de volver. No tardé en notar que aquello era otro mundo, otra forma de vivir. Durante aquel campamento aprendí que era capaz de hacer cosas que semanas antes habría pensado que ni por asomo lograría, como aquella caminata de tres días
Momentos de superación
en la que hicimos kilómetros y kilómetros, con aquella vieja mochila de hierros al hombro, con aquella vieja cantimplora que a tantas acampadas había acompañado a mi padre, y con aquellos deportes que no sobrevivieron a aquellos quince días, aprendí que se podia tomar tanta confianza con gente que hacía una semana no conocías de nada que podías llegar a considerarlos amigos, y también aprendí que no se debe tener comida dentro de la tienda de campaña, pues pueden venir ratones y morder a alguno en la oreja.

Después de todas estas experiencias, por supuesto, decidí volver al año siguiente, decidido a demostrar que yo también valía para estar allí, que quería seguir allí, y aquel año fue igualmente emocionante. Fue durante este segundo año cuando descubrí que los scouts no sólo era un grupo de personas que cada verano se iban de campamento a hartarse de andar, a llenarse de barro y pasar quince días de juegos y vacaciones, si no que cubrían otra de las inquietudes de mi vida, la solidaridad y el afán por crear un mundo mejor, que durante el curso se dedicaban a ir a algunas asociaciones y ONGs a echar una mano y tratar de mejorar un poco su entorno, que nos enseñaban valores que me parecían necesarios para cualquier persona, y que nos hacían ver que la naturaleza era una parte importante del mundo que debíamos
I Unidad pionero 2007
respetar. También descubrí durante aquella época que también se tocaban debates de temas diversos e importantes para cualquier persona, y que siempre me habían fascinado. Pero la cosa no quedó ahí, pues pronto, y casi sin darme cuenta, llegó mi segundo campamento de verano. En él volví a superarme: si ya pensaba que era un logro para mí haber hecho 40Km hacía un año, los 106Km de aquel año me llenaron de energía, de confianza en mí mismo y de satisfación. Durante aquel verano tuve que superar miedos que jamás pensé que lograría superar, y descubri que era porque nunca había tenido oportunidad de enfrentarme a ellos. Todas aquellas experiencia me hicieron ver que yo necesitaba quedarme allí, que aquel era mi mundo, mi "hábitat natural", que yo había nacido para estar ahí, y decidí comprometerme, decidí hacer mi promesa scout y demostrarle a todos los que estaban allí que quería seguir allí, que quería formar con ellos un sitio mejor, haciendo de la sierra de Cazorla de los lugares más importantes y simbólicos de mi vida. Ese fue el comienzo
Portilla del Rey, en la sierra de Gredos
de una gran época de mi vida, una época que aún no ha terminado, y que no está ni siquiera próxima a terminar.

A partir de ahí traté de involucrarme más, de tomar aquello como algo mío también, de echarle ganas y demostrar que aquello tenía verdadera importancia para mí, y así fue, así conseguí pasar los dos años siguientes que me quedaban en la rama pionero con las mismas ganas e ilusión que tuve desde el principio, desde el primer día. Quizás por eso sea, por esos buenos recuerdos de ilusión y orgullo, de campamentos tan impresionantes e importantes para mí como el que tuvo lugar en la sierra de Gredos, de sentirme realizado y sentir que había conseguido hacerme un hueco en ese mundo, por ser los años en los que conocí a los que ahora son mis mejores amig@s y de entre ell@s, a una de las personas más importantes de mi vida, por lo que la rama pionero sea de mis ramas favoritas, en la que ahora soy responsable.

Pero mi vida como scout no terminaba, por supuesto, con el fin de mi etapa pionero. Durante esos años descubrí que, aunque ausente en nuestro grupo desde hacía varios años, existía una rama más entre pioneros y responsables, la rama ruta, la rama scout por excelencia, la rama donde debíamos demostrar lo aprendido en los años anteriores, donde, ahora sí, nuestra misión era hacer del mundo un lugar mejor, la rama sin fin. Yo me caracterizo por ser una persona que realmente trata de hacer todo lo posible (aunque a veces, sea insuficiente) por mejorar un poco la situación
Miembros fundadores del clan ruta Fantastic4
de los demás, y por eso, quizás, en esa rama esperaba sentirme como pez en el agua, tanto yo como mi clan, en el cual me sentía realmente cómodo y, aunque no todo salió como esperaba, gracias a eso pude aprender que la vida enseña a base de palos, y que, a partir de ese momento, no todo iba a ser tan fácil como lo había sido hasta ahora, por lo que, gracias a ello, pude comprobar también que en los scouts no sólo se aprendía tecnicas de campismo, solidaridad y respeto, si no que también te mostraban cómo era la vida, qué ibas a encontrarte ahí fuera, y que siempre podrías apoyarte en tus compañeros scouts para enfrentar las dificultades con una sonrisa.

Tras todas estas experiencias vividas se seguro que quiero estar en esto todo lo que la vida me permita y, desde este verano, creando un mundo mejor no sólo con actos y buenas acciones, si no también transmitiendo como responsable todo ésto a los que ahora están en el lugar en que yo estaba cuando empecé, transmitirles lo que se que aún son pocas experiencias, aunque intensas, y hacerles llegar el sentimiento que a mí me produce el mundo del escultismo. Espero ser capaz de ello como lo fueron los que a mí me transmitieron estas ganas de hacer buen escultismo.


Muchas gracias a ellos por hacerme sentir todo esto, y a todos los que lo lean por dejarme transmitíroslo y, quizás, despertar o hacer nacer las ganas de vivir lo que yo he vivido en estos años.


Buena caza y largas lunas.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Scouts y sociedad

Para empezar debo decir que creo firmemente que es totalmente necesario que ambos conceptos estén continuamente relacionados y unidos.

La sociedad cambia, está en continua transformación y evolución, en ocasiones con resultado positivo, en otras no tanto. El Scout debe adaptarse a los tiempos pero sin perder su esencia y sobre todo sin perder los valores.

Es, en mi opinión, necesario que alguien mantenga una serie de valores en esta sociedad de hoy en día, la cual solo piensa en el presente sin tener en cuenta los efectos futuros, una sociedad centrada en el “tanto tienes, tanto vales” y sobre todo una sociedad egoísta.

Es parte de nuestra responsabilidad como Scouts aportar nuestro granito de arena en construir una sociedad mejor, alejarlas de esos valores individualistas para convertirlos en comunitarios. Debemos empezar a trabajar a nivel micro social, desde nuestro propio barrio.

Vemos que hoy en día los niños, desde edades muy tempranas, permanecen demasiadas horas sentados delante del ordenador, sobre todo haciendo uso de las tan famosas redes sociales, las cuales se han convertido, en mi opinión, en una falsa herramienta de socialización.

Evidentemente, los Scouts no tenemos una varita mágica para solucionar todos los problemas de la sociedad, pero si comenzamos cambiando la realidad social de nuestro barrio será un gran paso. Se pueden realizar actividades lúdicas para los niños del barrio, podemos mejorar la infraestructura del mismo y podemos colaborar con los distintos grupos que existen en el (Asociaciones vecinales, grupos parroquiales y otros grupos).

Porque todo el trabajo no nos corresponde a nosotros, si no que es la propia sociedad, con nuestra ayuda como parte integrante de la misma, la que debe ser consciente de todos estos cambios que se están produciendo y es la propia sociedad la que debe solucionarlos.

En definitiva, no podemos olvidar que “el Scout es constructor de un mundo más perfecto”.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Tabor 2010

Una de las infinitas fotos de grupo del encuentro
Una de las experiencias más gratificantes es, sin duda, comprobar que no eres el único que siente el movimiento, que se compromete con el escultismo, que quiere dejar el mundo mejor de como lo encontró, y uno de los lugares donde mejor comprobé aquello fue en Guadalajara y en Sigüenza esta pasada Semana Santa. Allí tuvo lugar el Tabor 2010, un encuentro nacional de rutas al que acudí con tres compañeros de rama más y uno de nuestros animadores. Allí conocimos a casi 100 rutas más que venían desde lugares de toda España como: A Coruña, Asturias, Salamanca, Palencia, Castellón, Valencia, Burgos, Guadalajara y por supuesto, Cádiz, y que, al final de la semana, tras la convivencia, bromas y experiencias vividas, se convirtieron en buenos amigos.

Buscando el dichoso ojo del halcón
La cena de los pueblos (representación de Andalucía)
Durante la semana realizamos diversos tipos de actividades, como un macrojuego de pistas por la ciudad de Guadalajara, con el cual conocimos los lugares más representativos de la ciudad, que debíamos encontrar guiados por una serie de acertijos y pistas ("allá desde donde mira el ojo del halcón", "la torre pentagonal", etc) haciendo uso de nuestras dotes de orientación, y empezamos también a conocernos entre nosotros continuando más tarde durante la "comida de los pueblos" en la que pudimos degustar los alimentos más representativos de cada zona, y donde ya empezaba a sentirse el buen rollo que nos acompañaría durante toda la semana.
Tras el Via Crucis de reflexión
Antes de la misa

Pero no todo era turismo y gastronomía, el encuentro iba orientado hacia la reflexión sobre diversos temas de importancia actual. Con éstas reflexiones tuvimos la oportunidad de cruzar opiniones, conocer posturas nuevas y debatir sobre temas que a todos nos interesan, enriqueciéndonos y aprendiendo. Sin embargo, y como siempre en un encuentro de este tipo, hubo sitio de sobra para los momentos de diversión, disfraces y cachondeo, como en la velada (en la que aprendimos nuevos juegos y bromas para trasladar a nuestros grupos), la fiesta hippie y, por supuesto, cada noche por los pasillos y habitaciones.

Fiesta hippie de despedida

En resumen fue un encuentro que ninguno olvidaremos, en el que todos disfrutamos y en el que, como ya he dicho antes, ganamos buenas amistades, tanto que ya hemos llevado a cabo varias quedadas para reencontrarnos y ya se está planeando la siguiente. Así que espero que se repita y muchísimas gracias a todos los que formásteis parte de aquella semana ;)


Manu.


P.D.: Aquí algunos de los videos del encuentro:










miércoles, 24 de noviembre de 2010

ciberSCA

Dinámica de la ponencia "Educación para la salud"
Este pasado fin de semana tuvieron lugar en Antequera (Málaga) las V jornadas pedagógicas Scout a nivel de Andalucía a las que tuve el placer de asistir. Tuvo lugar en el colegio de salesianos Paco Portero y allí se desarrollaron diferentes ponencias y talleres de interés para un scout, de entre las cuales participé en la ponencia "Educación para la salud", expuesta por Paco Pérez, scout de Almería, en la que reforcé mis conocimientos sobre diversos temas como alcoholismo, drogadicción, nutrición y sexualidad y aprendí cosas nuevas en las que estaba interesado, como el modo adecuado de exponer estos temas a nuestros niños, en mi caso, mis pioneros. Fue una ponencia bastante amena e interesante, aunque quizás se hechó un poco en falta algo más de tiempo para profundizar en algunos temas, pero eso no impidió que cogiese bastantes ideas para talleres y charlas para dar a los miembros del grupo, tanto responsables como niños.

Juego "Ninja"
Exactamente igual me pasó en el taller sobre la comunicación, impartido por Carlos Lucas, durante el cual se me ocurrió la idea de este blog para dar a conocer al mundo lo que hacemos y promovemos. En este taller vimos la importancia de buscar métodos alternativos de comunicación con el mundo y el resto de scouts, adapatándonos a los nuevos tiempos, pero sin bajar la guardia en la seguridad, como por ejemplo en el tema de subida de fotos, etc. algo bastante importante, dado que trabajamos con niños de todas las edades y los numerosos problemas de seguridad existentes en internet. Tras ello comprendí la importancia de que, tanto los padres, como los niños y responsables, comprendamos cómo funciona el mundo de las redes sociales e internet, tema sobre el que, por cierto, giraba la ambientación de las jornadas, de ahí el nombre: ciberSCA.
"Spambusters" en la velada
Pero los conceptos adquiridos no ha sido lo único positivo del ciberSCA, también conocimos a bastantes scouts de toda Andalucía, con los que compartimos experiencias e ideas, enriqueciéndonos así y conociendo tradiciones y actividades de otros grupos que podrían interesarnos aplicar en nuestro propio grupo.

Representantes del Kraal de SJA en el ciberSCA
Sin embargo, lo más positivo del fin de semana ha sido los momentos de convivencia con los miembros de mi Kraal que asistimos al encuentro, gracias a los cuales hemos adquirido una mayor confianza y complicidad entre nosotros, nos hemos conocido un poco más a fondo y hemos pasado unos buenos momentos de risa y bromas que sin duda repercutirán de forma positiva en nuestra forma de trabajar y programar actividades, y que hará que el ambiente sea aún más cómodo para educar a los niños.

De buen rollo desde temprano
En resumen, ha sido un fin de semana productivo del que espero obtener buenos frutos en mi grupo y que espero repetir dentro de dos años.




Un saludo a todos, buena caza y largas lunas ;)

¿Qué es ser Scout?

Robert Baden-Powell
El Movimiento Scout es un movimiento educativo para jóvenes fundado por el coronel Sir Robert Stephenson Smyth Badem-Powell en la isla de Brownsea (en la región Sur-Oeste de Inglaterra) en el verano de 1907. Este movimiento sigue las directrices de una educación basada en valores humanos como la igualdad, solidaridad, generosidad, compañerismo, armonía con la naturaleza y la fe, respetando las creencias de los demás. Podemos encontrarlo en 160 países y territorios y cuenta ya con aproximadamente 40 millones de miembros en todo el mundo.

El escultismo toma como base en su sistema educativo el "lobatismo" en el caso de los niños (lobatos), el sistema de "patrullas" en una edad un poco más avanzada (rangers, scouts, etc), la "unidad" en los pioneros, los "clanes" en los más mayores (rutas, rovers, etc) y el Kraal en los responsables, aunque en algunos grupos Scouts existen también los "castores" o "ardillas" para los niños muy pequeños.

El Método Scout es el sistema de auto educación progresiva, complementario de la familia y de la escuela, que se desarrolla a partir de la interacción de varios elementos entre los cuales destacan:
  • La educación en valores expresados en una promesa y una ley a los que se adhiere voluntariamente;
  • La educación activa a través del aprender haciendo, el aprender jugando y el aprendizaje por medio del servicio;
  • La pertenencia a pequeños grupos (por ejemplo: la patrulla o el equipo), que con la asistencia y acompañamiento responsable de adultos, incluyen el descubrimiento y la aceptación progresivos de responsabilidades, la capacitación hacia el gobierno autónomo tendientes al desarrollo del carácter, la adquisición de habilidades y competencias, la independencia y confianza en sí mismo, el sentido de servicio y, la aptitud de cooperar y conducir;
  • Programas progresivos, atrayentes y estimulantes basados en los intereses de los participantes compuestos por un marco simbólico sugerente y un sistema progresivo de objetivos y actividades educativas variadas, incluyendo juegos, habilidades útiles y servicios a la comunidad, que ocurren en gran parte al aire libre en contacto con la naturaleza.
  • La participación emotiva y no interferente del adulto que ayuda a coordinar las actividades que deciden llevar a cabo los muchachos.
La Metodología Scout se basa en la educación en valores y en el compromiso con éstos (Ley y Promesa Scouts).

 El escultismo podría llegarse a considerar una filosofía de vida en la que se enseña el respeto por la naturaleza, la tolerancia, la igualdad, el compañerismo, la actividad física y la capacidad de superar adversidades e incomodidades, construyendo con ello un mundo mejor.

Este movimiento está repleto de simbología, entre la que encontramos:
  • La pañoleta: es sin duda el símbolo más representativo del escultismo. Se trata de un pañuelo con uno o varios ribetes cosidos en el borde (que representa el compromiso del dueño de la pañoleta con el movimiento) anudado al cuello. Los colores, tanto de la pañoleta como del ribete, son diferentes en cada grupo Scout, siendo éstos por tanto representativos de cada grupo.
  • El uniforme: tradicionalmente, cuando realizan actividades y campamentos, los scouts llevan uniforme que consta de una camisa cuyo color, en algunas asociaciones (como el MSC: Movimiento Scout Católico o ASMAC: Asociación Scout de México), varía según la rama (lobatos, rangers, pioneros...) en la que se encuentre el scout.
  • Sombrero cuatro bollos: originalmente, el uniforme se inspiraba en el de las tropas coloniales británicas, de ahí el sombrero de fieltro llamado cuatro bollos propio de la policía montada canadiense.
  • Flor de lis
  • La Flor de lis: es la insignia scout mundial y es parte del uniforme scout en varias partes del mundo. Por lo general es una insignia circular morada, con la flor de lis en el centro rodeada de una cuerda unida en sus cabos unida en sus cabos por un nudo llamado "rizo" o "llano". La línea que aparece en el pétalo central de la flor de lis es la que señala el norte en la brújula y representa el camino recto que debe seguir todo Scout durante su vida. Los tres pétalos de la flor representan fundamentalmente cada uno de los compromisos asumidos en la Promesa Scout: deberes para con Dios y la Patria, ayuda al prójimo, y cumplimiento de la Ley Scout. Las dos estrellas representan los ojos bien abiertos del Scout, y cada uno de los 10 picos de las estrellas representan los diez puntos de la Ley Scout. El nudo que une los tres pétalos de la flor representa la Gran Hermandad Mundial de los Scout. La cuerda alrededor unida por el rizo representa la unidad del Movimiento Scout Mundial.
  • Saludo scout
  • Saludo: el scout saluda con un apretón de mano izquierda, por ser ésta la más cercana al corazón, y por ser la mano en la que los caballeros medievales llevaban el escudo, mostrando así un gesto de confianza y valentía al tener que despojarse de éste para saludar, y con el dedo meñique entrelazado como símbolo de unión y hermandad. Al mismo tiempo mantiene la mano derecha levantada con los dedos índice, corazón y anular levantados y juntos, simbolizando lo mismo que los tres pétalos de la Flor de Lis, y la llema del dedo pulgar sobre la uña del dedo meñique, simbolizando que el fuerte protege al débil. Tradicionalmente, el saludo scout está reservado a aquellos que han realizado su promesa.

más información sobre el movimiento aquí.

Fuente parcial: http://es.wikipedia.org/

Un estilo de vida que deja huella

Hace ya seis veranos que descubrí cuál sería desde entonces en adelante mi estilo y filosofía de vida, mi lugar en el mundo. Hace seis veranos ya que descubrí el Movimiento Scout, seis años durante los cuales intento hacer de este mundo un mundo mejor con mi pañoleta colgada del cuello. Gracias a este movimiento he conocido a los que ahora son algunas de las personas más importantes de mi vida y con los que he compartido los momentos más importantes, apasionantes y emotivos de mi vida. Y aunque entré en esta gran familia (a través del grupo scout San Juan de Ávila de Jerez de la frontera) más tarde de lo que me habría gustado, el tiempo que llevo dentro lo he vivido intensamente y con muchas ganas e ilusión, por lo que el escultismo se ha convertido en algo de vital importancia para mí. Por eso, y para compartir con el resto del mundo mis experiencias en este estilo de vida, he creado este blog en el que iré relatando dichas experiencias, desde las primeras hasta las más actuales, con la intención de que el conocimiento del escultismo se extienda lo máximo posible y pueda llegar aún a más lugares de este mundo.


Un fuerte apretón de mano izquierda, buena caza y largas lunas.

Manu.

 
Comencé mi andadura por el mundo scout siendo un lobato de 10 años en el Grupo Scout San Juan de Ávila de Jerez de la Frontera hasta completar mi etapa ranger. Luego hubo un gran paréntesis en mi vida con respecto a este movimiento, pero sin embargo, estos pocos años sirvieron para hacer mella en mi y sin duda gracias a los scouts soy la persona de ahora.

Recibí unos valores que aún mantengo y que me hicieron mejor persona. La ayuda a los demás, el amor hacia la naturaleza y el fin de construir un mundo mejor, son valores que han seguido vigentes en mí, aún fuera de los scout.

De nuevo, inmerso en la vida de mi Grupo Scout, ahora como responsable, intento transmitir esos mismos valores a aquellos niños y niñas que afrontan con ganas e ilusión su formación como scouts.

La finalidad de este blog es transmitir esas experiencias y por supuesto también nuestras inquietudes. Esperamos que os guste y que sobre todo os sirva de ayuda para conocer aún más este maravilloso mundo del escultismo.

Un saludo.

Fran.

Fran García y Manu Cabello